La gran guía de las herencias – Indemnizaciones, impuestos sobre las herencias y la información más importante

La herencia es un tema complejo con el que muchos se enfrentan sin estar preparados. Para arrojar toda la luz sobre el tema, nosotros, los expertos de IHV, explicamos todas las cuestiones importantes que rodean a la herencia.

La herencia – el testamento, el impuesto de sucesiones y la parte obligatoria

Sin testamento, el patrimonio se distribuye según las reglas de la sucesión intestada. Sin embargo, esto no siempre es lo mejor para el testador. Si existe un testamento, los bienes pueden repartirse de forma distinta a la prevista por la ley y también pueden heredar las personas que no tienen parentesco de sangre. Por lo tanto, redactar un testamento no sólo es importante para regular con precisión la última voluntad, sino también para evitar disputas en el seno de la familia. Infórmese de todo lo relacionado con los testamentos y las herencias de la mano de los expertos de IHV.

Legar correctamente en vida: testamentos y consecuencias jurídicas

Sin testamento, el patrimonio se distribuye según las reglas de la sucesión intestada. Sin embargo, esto no siempre es lo mejor para el testador. Si existe un testamento, los bienes pueden repartirse de forma distinta a la prevista por la ley y también pueden heredar las personas que no tienen parentesco de sangre. Por lo tanto, redactar un testamento no sólo es importante para regular con precisión la última voluntad, sino también para evitar disputas en el seno de la familia.

El testamento anula la sucesión legal y, por tanto, puede establecer una nueva sucesión. El testador determina quién va a heredar. Si se nombran varias personas, los bienes suelen dividirse según cuotas. Redactar un testamento también da al testador la opción de dejar cosas individuales a personas concretas, como un coche, joyas o bienes inmuebles. Sin embargo, no se consideran legalmente como una herencia, sino como un legado. Para evitar disputas sobre la herencia, ésta puede distribuirse en un testamento de forma que no puedan surgir disputas.

Si no hay testamento y un bien forma parte de la herencia, pasa a ser propiedad de los herederos. En la mayoría de los casos, se forma una comunidad de herederos en la que nadie puede disponer de la herencia en solitario. Cuando se vende una propiedad de este tipo, todos los herederos deben estar de acuerdo. Este hecho puede dar lugar a menudo a disputas dentro de la comunidad de herederos. Además, los costes de un testamento notarial suelen ser sólo la mitad de los costes de los procedimientos de sucesión a los que se enfrentan los herederos si no hay testamento. En el testamento se puede regular con precisión la última voluntad sobre la propiedad y se evitan disputas y costes superfluos para todos los implicados.

FIV | Magazine

New Issue! #26 with San Diego Pooth - Newcomer now in Tampa / USA FIV Magazine: All Covers

Pre-herederos y post-herederos – tareas, deberes y derechos

El testador es libre de determinar los herederos y, por lo tanto, puede transferir sus bienes a varias personas de forma temporalmente escalonada. En consecuencia, el heredero posterior sólo recibe su herencia después de que otra persona, en este caso el heredero anterior, haya heredado. El testador puede, por ejemplo, elegir una ocasión o un momento para que se produzca la sucesión, como la mayoría de edad o la superación del examen de maestría.
Tanto los herederos anteriores como los posteriores son sucesores legales del testador, pero no forman una comunidad de herederos en la que heredarían al mismo tiempo, sino que heredan de forma escalonada por instigación del testador. El heredero posterior tiene un derecho expectante a la sucesión y, por lo tanto, cuando se produce la sucesión, la herencia del heredero anterior se extingue, éste deja de ser heredero y la herencia recae en el heredero posterior. En caso de que el heredero posterior ya haya fallecido en el momento de la sucesión, el testador debe tomar precauciones y nombrar otros herederos posteriores.

Los preherederos también se denominan «herederos temporales». Según la interpretación del testamento, los preherederos sólo tienen ciertos poderes de disposición sobre la herencia y, por tanto, están bastante limitados en lo que pueden hacer. Además, el impuesto de sucesiones siempre recae sobre los pre-herederos al principio, ya que sólo ellos son nombrados legalmente como herederos y, por tanto, soportan las consecuencias fiscales.

Impuestos sobre sucesiones y donaciones

Para proteger a los herederos de una gran carga financiera, se aplican diferentes tipos impositivos y desgravaciones en función del grado de parentesco. Estas desgravaciones incluyen varias cosas que no tienen que tributar para que los herederos no tengan que pagar la mayor parte como impuestos, especialmente en el caso de una herencia grande.
Los subsidios de pensión se pagan si la pareja o los hijos dependían de la ayuda económica del fallecido. En el caso de los cónyuges, la asignación de la pensión es de 256.000 euros siempre que el cónyuge superviviente no tenga una pensión de viudedad o una pensión profesional que no esté sujeta al impuesto de sucesiones. En el caso de los hijos, se aplican subsidios de pensión que se gradúan en función de la edad del hijo en el momento del fallecimiento. Los niños de hasta 5 años tienen derecho a una pensión de 52.000 euros. A partir de ese momento, la asignación de la pensión disminuye en aproximadamente 10.000 euros cada cinco años. Por lo tanto, los hijos de entre 20 y 27 años pueden solicitar una asignación de pensión de 10.300 euros, pero estas asignaciones sólo son pertinentes si los hijos no tienen una pensión propia, como una pensión de orfandad.

Los demás subsidios, además de los subsidios de pensión, se regulan en función del grado de parentesco y son independientes de las pensiones de supervivencia existentes o de los bienes propios. En consecuencia, los cónyuges y las parejas registradas heredan una asignación de 500.000 euros. Los hijos del fallecido o los nietos del mismo, si sus padres fallecen antes de la herencia, pueden reclamar un subsidio de 400.000 euros. Los nietos cuyos padres aún viven pueden solicitar ayudas libres de impuestos por valor de 200.000 euros. En el caso de los bisnietos o de los propios padres del fallecido, se aplican subsidios de 100.000 euros. Todos los demás herederos pueden solicitar una desgravación de 20.000 euros. Para que haya que pagar el menor número posible de impuestos al heredar, el testador puede tomar decisiones importantes mucho antes del fallecimiento y determinarlas en el testamento.

Impuesto sobre sucesiones y donaciones: información importante

El impuesto de sucesiones y el de donaciones están estrechamente relacionados. Se aplican prácticamente las mismas desgravaciones que en el caso de las herencias, sin embargo, las desgravaciones concedidas como donación sólo pueden quedar libres de impuestos una vez cada diez años. Por tanto, los testadores que deseen reducir el impuesto de sucesiones para sus herederos deben empezar a ceder sus bienes diez años antes de su muerte. En el caso de las familias de retazos, esta normativa significa que puede tener sentido adoptar a los hijos del cónyuge para que las cantidades libres de impuestos sean iguales a las de los hijos biológicos. La adopción no afecta a la sucesión del otro progenitor biológico.

Además de las desgravaciones fiscales, también hay bienes que están exentos de impuestos. Para los parientes cercanos de la clase impositiva I, los bienes muebles, como el ajuar doméstico o los objetos similares de uso cotidiano, se consideran libres de impuestos si no superan un valor de 42.000 euros. Para el resto de herederos, se aplica un valor de 12.000 euros. Si las obras de arte, los archivos o las bibliotecas forman parte del patrimonio, suelen estar exentos de impuestos en un 60%. Si el patrimonio incluye un edificio en el que vive uno de los herederos, éste también puede quedar exento de impuestos.

La parte obligatoria de la herencia – desheredación, testamento y contrato de herencia

En principio, cada uno es libre de decidir a quién nombra heredero y a quién deshereda. El testador no tiene que justificar en su testamento por qué excluye a un familiar de la sucesión. Sin embargo, una exclusión no significa que el heredero no reciba nada, porque todo heredero tiene derecho a una parte obligatoria. Esta reclamación debe ser solicitada por el propio heredero, ya que estas reclamaciones de porciones obligatorias no se anotan en el certificado de la herencia. Si un testador designa a una persona como único heredero, esto significa, por un lado, que esa persona es la única que hereda todo el patrimonio, pero también que no debe heredar nadie más que tenga derecho a hacerlo.

Los matrimonios pueden desheredar conjuntamente a los parientes cercanos en un contrato de herencia o en un testamento de Berlín. En una forma clásica del testamento de Berlín, los cónyuges estipulan que el más longevo será el único heredero y que los hijos sólo heredarán cuando ambos cónyuges hayan fallecido. Así, los padres desheredan a sus hijos hasta que ambos hayan fallecido. Si se deshereda a alguien, la parte de la herencia que hubiera correspondido a este heredero pasa a la persona que se hubiera convertido en heredero si el desheredado ya hubiera fallecido en el momento de la herencia.

Ordenación de la herencia: comunidades de herederos y sucesión intestada

Lo ideal es que los herederos de una comunidad de herederos paguen rápidamente las deudas de la herencia y luego disuelvan la comunidad de herederos distribuyendo el excedente según las cuotas. Sin embargo, a menudo esta no es la realidad. Las disputas dentro de la comunidad de herederos suelen quedar sin resolver durante años después de la herencia. Cada miembro de dicha comunidad de herederos tiene derecho a exigir la disolución en cualquier momento, incluso sin causa justificada.
Para que una comunidad de herederos pueda disolverse sin disputas, es aconsejable seguir ciertos pasos. Desde la valoración correcta del patrimonio hasta los impuestos de sucesión, hay que cumplir con importantes formalidades.

  • Determinar el patrimonio

    La comunidad de herederos no puede dividirse hasta que se haya determinado el patrimonio. Los herederos reciben la mayor parte de la información del banco donde el fallecido tenía las cuentas o depósitos. Para acceder a ellos, se requiere un certificado de herencia o un testamento con un protocolo de apertura ordenado por el tribunal. Sin embargo, las deudas también forman parte del patrimonio. Para determinar el patrimonio en su totalidad, hay que comparar y conciliar las deudas y los bienes.

  • Pagar las deudas de la herencia

    Las deudas de la herencia pueden ser pagadas por los herederos de la comunidad de herederos con cargo a la herencia. No es infrecuente que se vendan objetos de la herencia con este fin, como inmuebles o terrenos.

  • Las donaciones y regalos tienen en cuenta

    Si un heredero ha recibido regalos o donaciones del fallecido en vida, éstos pueden ser objeto de equiparación. Las donaciones sujetas a equiparación incrementan aritméticamente el patrimonio y se deducen de la cuota hereditaria del donatario. Cada heredero puede solicitar información a los demás sobre dichos regalos para que se tengan en cuenta correctamente.

  • Venta de los objetos indivisibles

    Si no es posible realizar una verdadera división de ciertos bienes, como una propiedad en la comunidad de herederos, los herederos pueden tener que vender este bien o embargarlo. Para ello, primero hay que determinar un precio de venta realista. Si no se llega a un acuerdo, uno de los herederos puede iniciar una subasta de partición.

  • Distribuir los objetos divisibles

    La herencia debe ser dividida principalmente en su naturaleza por los herederos. Por lo tanto, cada heredero puede tomar objetos de la herencia para sí mismo de acuerdo con los demás herederos. El dinero y los valores pueden ser divididos por la comunidad de herederos según sus respectivas cuotas.

  • Los servicios de atención tienen en cuenta

    Si un hijo ha cuidado del progenitor fallecido sin contraprestación durante su vida, se puede reclamar una indemnización por ello. Esta debe ser adecuada a la duración, el alcance y el valor del patrimonio.

  • El notario ayuda

    Si no se llega a un acuerdo, la comunidad de herederos puede recurrir a un notario. El notario media entre los herederos para llegar a un acuerdo lo antes posible. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta ayuda lleva asociados algunos costes.

  • Considere la Agencia Tributaria

    El impuesto de sucesiones se paga siempre sobre una herencia. Sin embargo, algunas cosas de la herencia pueden deducirse del impuesto, como los gastos del funeral o los honorarios por la apertura del testamento.

Sucesión legal: así se hereda según la ley

La sucesión legal regula tanto el orden de los herederos como las cantidades individuales que se heredan. Primero heredan los parientes más cercanos, como los hijos y los nietos, y luego los más lejanos, como los sobrinos. Los parientes más cercanos suelen excluir de la sucesión a los más lejanos. La proporción que heredan los distintos herederos se documenta en el certificado de la herencia. La sucesión legal se basa en el sistema de parantel o de orden. Divide a los familiares en diferentes órdenes. En consecuencia, los hijos y nietos del fallecido pertenecen al primer orden. Los padres, hermanos y sobrinos del fallecido pertenecen al segundo orden. El tercer orden incluye a los abuelos, tíos y tías, así como a los primos del fallecido. Los cónyuges y las parejas registradas no se consideran parientes, pero tienen derecho a la herencia como los cónyuges. Esto les da un estatus especial y restringe el derecho de los familiares a heredar. Los parientes del orden anterior siempre excluyen de la sucesión a los parientes de un orden posterior.

Más información sobre la sucesión legal

La subasta de partición en las comunidades de herederos: los costes y el procedimiento

Objetos como los bienes inmuebles o los terrenos suelen dar lugar a disputas en las comunidades de herederos. Las ideas sobre cómo proceder con los bienes comunes son demasiado diferentes y los participantes no se ponen de acuerdo. Todo heredero tiene derecho a exigir la partición de la comunidad de herederos en cualquier momento y forzar así su disolución. En tal caso, la subasta de partición puede ser el último recurso para resolver las disputas y disolver la comunidad de herederos.

Herederos sin testamento – según el grado de parentesco

Aunque el cónyuge o la pareja registrada no se consideran parientes en la sucesión legal, tienen una posición especial. Si el fallecido deja cónyuge e hijos, el cónyuge hereda la mitad del patrimonio y los hijos la otra mitad. Sin embargo, si hay más de tres hijos, el cónyuge sólo recibe una cuarta parte y los hijos se reparten el resto. Si sólo hay parientes de segundo orden o abuelos, el cónyuge recibe la mitad de la herencia y los parientes de segundo y tercer orden se reparten la otra mitad. Si no hay parientes de primer, segundo o tercer orden, el cónyuge lo hereda todo.

Herederos de primer orden: hijos y nietos

Los hijos y nietos del fallecido están incluidos en el primer orden. Los hijos no matrimoniales nacidos después del 1 de julio de 1949 también tienen derecho a heredar. Si un hijo del fallecido y el cónyuge están vivos en el momento del fallecimiento, ambos heredan la mitad. Si viven varios hijos, la herencia se divide entre ellos y el cónyuge. Si los hijos del difunto ya han fallecido, heredan los nietos.
Explicado con un ejemplo: Si el fallecido deja a su madre, a su cónyuge, a 2 hijos con dos nietos cada uno y a un hijo fallecido con un nieto, resulta la siguiente sucesión. La madre no tiene derecho a heredar, ya que pertenece al segundo orden y hay herederos del primer orden. El cónyuge y los dos hijos vivos heredan a partes iguales. El nieto del hijo fallecido ocupa el lugar del padre en la sucesión y, por tanto, hereda a partes iguales con los dos hijos vivos y el cónyuge. Los nietos de los hijos vivos tampoco heredan.

Herederos de segundo orden: padres y hermanos

Si no hay hijos ni nietos, heredarán los herederos de segundo orden. El segundo orden incluye a los padres, los hermanos, los sobrinos y las sobrinas. Si ambos padres del fallecido están vivos en el momento de la muerte, la herencia se divide por la mitad. Sin embargo, si uno de los progenitores ya ha fallecido, los descendientes de este progenitor, es decir, los hermanos o sobrinos del fallecido, ocupan su lugar.
Explicado con un ejemplo: El testador deja a su madre, una hermana con dos hijos, un sobrino del hermano fallecido y una hermanastra del segundo matrimonio del padre. Por lo tanto, la herencia se distribuye de la siguiente manera: Una mitad de la herencia va a la línea materna y la otra a la línea paterna. Como la madre sigue viva, recibe la mitad de la herencia. Como el padre ya ha fallecido, su herencia recae en sus hijos. En este caso, a la hermana, al hermano fallecido y, por tanto, al sobrino del fallecido y a la hermanastra del segundo matrimonio. Estos tres se reparten la otra mitad de la herencia. Los hijos de la hermana que aún vive no heredan.

Herederos de tercer orden: abuelos y tíos

Si el fallecido sólo deja herederos del tercer orden, la herencia se divide de la siguiente manera. La herencia del fallecido recae en los abuelos y sus descendientes. Si un abuelo ya ha fallecido, la herencia también recae en los tíos y primos del fallecido.
Explicado con un ejemplo: Si el testador deja sólo a su abuela y a una tía con dos hijos, éstos heredan de la siguiente manera. La abuela recibe la mitad de la herencia. Como el abuelo ya ha fallecido, sus descendientes heredan su parte. Por lo tanto, en este caso, la tía hereda la otra mitad del patrimonio. Sin embargo, los dos hijos no heredan.

Heredar deudas – forma y plazos

Renunciar a la herencia requiere algunas reglas. No basta con informar a la familia o no reaccionar ante la herencia. La forma es muy importante. El heredero debe presentar una renuncia ante el tribunal testamentario, ya sea en forma de registro escrito o en un formulario certificado públicamente. Sin embargo, una simple carta no es suficiente. También es posible una comparecencia personal ante el tribunal testamentario. Allí, el heredero explica su petición y un funcionario judicial la registra por escrito. Es responsable el tribunal de distrito en cuya circunscripción tuvo el fallecido su última residencia. Sin embargo, no sólo la forma es decisiva para el éxito de la renuncia, sino también el contenido y el plazo de la declaración. La declaración debe indicar claramente los motivos por los que no se acepta la herencia. Las razones deben estar claramente enumeradas. Esto puede incluir, por ejemplo, que el patrimonio esté formado principalmente por deudas.

La declaración está sujeta al llamado plazo de seis semanas. Si no se quiere aceptar la herencia, hay que presentar la correspondiente declaración ante el tribunal testamentario competente en el plazo de seis semanas, de lo contrario la herencia se considera aceptada.
En general, el tribunal testamentario no tiene la obligación de llevar la herencia. A los herederos sólo se les notifica la herencia si hay un testamento o les sucede la herencia porque, por ejemplo, otra persona ya ha renunciado a ella. En todos los demás casos, se supone que los herederos saben si heredan o no algo de un familiar fallecido.

Más sobre el tema del legado de deudas!

Renuncia a la herencia: los plazos, los costes y la información más importante

La herencia no siempre guarda sólo cosas buenas para los descendientes. Aunque muchos sueñen con riquezas y joyas caras, las deudas o los inmuebles en mal estado también pueden formar parte del patrimonio. En estos casos, es posible renunciar a la herencia en un plazo determinado y cumpliendo ciertos criterios.

Renunciar a la herencia requiere algunas reglas. No basta con informar a la familia o no reaccionar ante la herencia. La forma es muy importante. El heredero debe presentar una renuncia ante el tribunal testamentario, ya sea en forma de registro escrito o en un formulario certificado públicamente. Sin embargo, una simple carta no es suficiente. También es posible una comparecencia personal ante el tribunal testamentario. Allí, el heredero explica su petición y un funcionario judicial la registra por escrito. Es responsable el tribunal de distrito en cuya circunscripción tuvo el fallecido su última residencia. Si el fallecido es alemán pero tenía su residencia en el extranjero, el tribunal de distrito de Berlín-Schöneberg es el responsable. Existe una normativa especial en Baden-Württemberg. En este estado federal, la notaría estatal es su contacto.

Sin embargo, no sólo la forma es muy decisiva para el éxito de la renuncia, sino también el contenido y el plazo de la declaración. La declaración debe indicar claramente los motivos por los que el heredero no desea aceptar la herencia. Las razones deben estar claramente enumeradas. Por ejemplo, que el patrimonio esté compuesto principalmente por deudas. La declaración está sujeta al llamado plazo de seis semanas. Si el heredero no desea aceptar la herencia, deberá presentar la correspondiente declaración ante el tribunal testamentario competente en el plazo de seis semanas; de lo contrario, la herencia se considerará aceptada. Se supone que la fecha límite es el día en que se enteró de la herencia, que suele coincidir con el día del fallecimiento. El plazo sólo se amplía en algunos casos excepcionales. Por ejemplo, si el fallecido o el propio heredero se encuentran en el extranjero en el momento del fallecimiento, el plazo de seis semanas puede posponerse.